martes, 12 de julio de 2011

Dos mitos y una verdad con pinzas

Cuando hablamos de pérdida de peso, quemar grasa y formar músculo, información y datos encontramos mil. El rollo es distinguir cuales de ellos realmente son reales y cuáles cuentos de camino.
Ayer me encontré con un articulito donde señalaban dos mentiras y una realidad entre comillas. Píllatelas para que nadie venga a caerte a muelas:
Si comes después de las 7 PM engordas: Este mito aplica sólo si lo que estas pensando es en comerte una pasta Alfredo doble queso a las 11 de la noche y echarte a dormir. Si tu hora de cena es a las 8 o 9 PM, y haces una comida con los nutrientes que tu cuerpo necesita y en las cantidades correctas, no vas a “engordar más”. El cuerpo guarda las calorías sobrantes en forma de grasa. Y el Key Word aquí es “sobrante”. Así sea la comida más sana del mundo, si es más de lo que tu cuerpo necesita, tu cuerpo guardará el restante de energía como grasa. Ahí es que esta el detalle. Y por supuesto, el segundo catch es la calidad. 350 calorías de grasas saturadas de queso y masa (De dos tequeños digamos) nunca equivaldrá a 300 calorías de una ensalada de vegetales diversos con pechuga de pollo y aceite de oliva.
Para perder peso tienes que hacer largas horas de ejercicio cardiovascular: Si corres por horas como ratoncito en rueda de jaula, sólo te estas exponiendo a cansar tus músculos y ser más propenso al desgaste. El ejercicio de alta intensidad, deja más “after burn” que cualquier maratón. Prueba con ejercicios metabólicos de 30 minutos y tu cuerpo te dirá gracias a medida que ese pantalón te quede más suelto.
Para perder peso debes gastar más de lo que comes: Esto es cierto, pero debes verlo con pinzas. Debes crear en tu cuerpo un pequeño déficit entre lo que consumes y lo que gastas. Y la clave aquí esta en “pequeño”. Si la cantidad de calorías que consumes sirven sólo para que tu cuerpo pueda pestañar, el acudirá a sus mecanismos de defensa y se aferrará a la grasita que ya tienes en el cuerpo como si no hubiese un mañana. Porque la grasa es la única energía acumulada en tanques (rollos pues) que tiene tu cuerpecito. En cambio si estas alimentándolo todo el tiempo con las cantidades y la calidad correcta de comida, no le queda otra que poner ese horno a trabajar. Así que pendiente con las dietas “restrictivas” tipo miss.




1 comentario: