jueves, 19 de mayo de 2011

Reglas de oro

A mi me encanta una lista, quizás porque soy súper galla y es una manera finísima de organizarse. También porque es de lo más cuchi tachar los “lo hice” en la agenda, y hacerse la loca con los que dejas por fuera.
En mi búsqueda incansable de “listas” encontré estas Reglas Doradas para perder peso. Me parecieron geniales porque más que enfocarse únicamente en la parte externa de la delgadez, son pensamientos que tenemos que tener presentes cuando queremos pensar en un cuerpo sano y esbelto.
-La número uno, es una que siempre le mando a mis trainees: anoten todo. Aunque suena fastidioso y gallo, tener control sobre lo que comemos nos dará una idea real sobre lo que comemos y cómo lo comemos. La idea, por supuesto, es ser sincero. Anotas “pollo a la plancha” cuando te comiste un pollo frito, ya la cosa va un poco mal.
-Mide lo que comes: Si anotar te parece fastidioso, quizás medir tu comida te va a parecer terrible, pero es el reality check que necesitamos para saber en realidad como son el tamaño de nuestras porciones. Llenar tu plato de comida esta bien, si es un platico chiquito casi de fiesta. Pero si tu plato es una sabana, pregúntate por qué te sientes tan pesado después de cada comida.
-Dale con todo a las proteínas: No hay más nada que decir, la proteína construye músculo y preserva la masa magra de tu cuerpo. Es un no brainner decir porque la proteína tiene que ser parte fundamental de tu comida.
-Dale color a tus comidas: Obviamente, no hablamos de Amarillo Número 5. Colorea tus comidas con vegetales y frutas. Más colores diversos, más vitaminas y nutrientes.
-No picotees: En el artículo utilizan la palabra Grazing, que se refiere la continua comedera que tienen animales como las vacas, que siempre andan mascando algo (pastoreo). Es mejor dividir y triunfar. Cinco pequeñas comidas durante el día, te evitarán la sensación de hambre eterna y las ganas de picotear durante el día.
-Planifica y triunfarás: Si no tienes plan, ni lista de comidas, ni nada bueno ya listo en tu nevera o despensa, es mucho más fácil caer en la trampa de “vamos a comernos este sanduchito/pastica-comprar este combo”. Así que no dejes que la falta de previsión sean un bache en tus planes alimenticios.
-Tómalo con calma: Come de manera pausada, no te atiborres de comida. La sensación de saciedad llega al rato, no inmediatamente, por eso es importante disfrutar cada bocado de tu comida. Además, la disfrutarás más.
-No apures el proceso: Los hábitos, tanto los buenos como los malos, toman tiempo en asentarse en tu cuerpo. Comer más sanito, limpiar tu dieta de cosas malas, hacer buenas elecciones, es un proceso que te tiene que llevar tiempo para que de verdad lo interiorices. Tu pérdida de peso no tiene que ser una carrera con nadie, es un maratón largo donde tienes que ir llevando el paso poco a poco.
Si quieres leer más sobre las Golden Rules pulsa aquí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario