domingo, 19 de junio de 2011

Para los que les duelen las rodillas

Ayer hablé de cómo apretar la mecha si sentimos que estamos en una meseta o plateau. Una de ellas, es apretar en el cardio y una de las mejores maneras de hacerlo es con el entrenamiento de intervalos, donde vuelves a tu cuerpo y ritmo cardiaco loco con picos y bajadas para “quemar” más grasa en menos tiempo. El problema está en que, además de difícil, si por ejemplo lo vas a hacer caminando o subiendo escaleras, no es lo más recomendable para todo el mundo. ¿Por qué? Porque la mayoría de nosotros o hemos sobre-entrenado nuestras rodillas o hemos hecho ejercicios inadecuados para nuestro peso. Trotar, tan simple y natural como parece, es uno de ellos. Esos pequeños brincos con un poco de sobrepeso, pueden hacer estragos en tus tobillas, rodillas y hasta la parte baja de la espalda.
Ahora, si estas en ese grupo que se siente adolorido cada vez que le toca hacer su sesión de cardio, no tires la toalla y des todo por perdido. Aquí te doy unas cuantas ideas de cardio donde tus rodillas no terminarán llorando:
-Nadar: esto funciona como un masaje corporal pero que además quema calorías a granel. Es uno de los ejercicios más completos que hay. En varios polideportivos dan clases de natación a precios de los 80, y las piscinas son súper pulcras. Además te mandan ha hacerte examen de sangre y todo antes de meterte en el agua. Eso sí, a bañarse con gorrito y el traje de baño entero de hace dos décadas.
-Máquina de remos: además de entrenar de una manera animal la espalda, hombros, bíceps y tríceps, una buena sesión de máquina de remos equivale a una sesión de trotadera por cualquier calle. Eso sí, tienes que tener bastante aguante, no es fácil.
-Bicicleta fija: esa si es usada a buena velocidad y sin una resistencia que te reviente los cuádriceps, es una buenísima opción para los “rodilla mala”. Como no te recomiendo cambiarle la resistencia, cambia la velocidad de la sesión de tanto en tanto y verás resultados.
-Elíptica: Así le dicen en los gimnasios. En la casa muchos la conocen como orbitrek o “perchero”. Desempolva esa máquina que te compraste con las promesas del 2001 y ponte a darle duro. También puedes jugar con la velocidad.

Recuerda que en tu mente la frase que tiene que desaparecer es “yo no puedo” y cámbiala por “si se puede”. Ese es el lema en el Gym Ramos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario