lunes, 9 de mayo de 2011

Lunes otra vez!

La palabra dieta para muchos es tan maluca como lunes. Creo que ni los lunes de vacaciones son buenos. “Dieta”, suena a algo maluco, casi a aceite de bacalao. En realidad, la palabra dieta es la pauta que una persona sigue en el consumo habitual de alimentos *, así que dieta puede ser desde comer agua y atún o comer papas fritas todos los días. Lo que pasa es que tenemos la idea de relacionarlo con lo primero, con lo maluco, con el agua, lechuga y atún, con el aceite de bacalao.
Muchos de mis allegados me dicen que yo “vivo a dieta” y yo les digo que no, que yo como bien. Lo que pasa es que mi dieta trato de basarla en alimentos limpios, fibrosos, integrales y magros. Que no incluya grasas saturadas, frituras, carbohidratos refinados, azúcares y grasas lácteas no quiere decir que mi vida sabe a “aceite de bacalao” o parece un lunes. A mi me parece un rock, más fina que un concierto de Journey pues.
Y mientras sigamos relacionando dieta con algo malo, o peor aún, con las cosas buenas como algo malo, estamos fuñíos. Si por cada pan integral que comemos pensamos en las dos canillas que dejamos de comernos, no vamos a llegar muy lejos.
Hoy es lunes, por lo que sería fino que tu “dieta” la pensaras como un viernes o un sábado. Piensa en esa ensalada como algo rico en todos los nutrientes que necesitas para seguir tu día. Que el pollo a la plancha es tan bueno como una película en el sofá después de un día largo de trabajo. Que esa avena te va llenar de músculos magros que harán que bocado a bocado te puedas meter en esos pantalones que tanto amas. Aleja de tu mente el aceite de bacalao y lunes. Piensa en sabroso, viernes, diversión y fin de semana




No hay comentarios:

Publicar un comentario