jueves, 24 de marzo de 2011

Adiós a la bala fría

Todos vivimos en un apuro. Tenemos que pararnos temprano para ir al trabajo, para no agarrar cola, para poder ir al banco, para llegar a tiempo, para terminar un trabajo, para regresar a la casa…Y yo no ayudo diciéndoles que además le sumen el “para ir al gym o para hacer ejercicios”.  Pero es así, estamos estresados y acelerados.
Muchas veces he ido a doctores por algunas dolencias (también me duele el cuerpo y las tripas, estoy vieja) y la mayoría de mis males son asociados al estrés. Que si un ojo que vivía con una tembladera: estrés. Síndrome del colon irritable: estrés. Remedio: descansa más. El rollo es que esa pepa no la venden en la farmacia así que uno tiene que apelar a la dieta del agua y el ajo: a aguantarse y a jod…
Ese apuro también lo llevamos a nuestra dieta. Los pocos minutos  que deberíamos tener para nosotros (además del gym je je je), lo hacemos de manera automatizada y apurada. No hay nada más criollo que una bala fría para referirnos a agarrar cualquier cosa que se pase por delante para calmar el hambre. Nada de nutrición y bienestar. Simplemente saciar. Y hacer eso nos lleva en la mayoría de los casos a tomar las decisiones equivocadas: es más fácil comer comida rápida en porciones extra grandes que llegar a tu casa a hervir el brócoli, cocinar arroz integral (que además se tarda un kilombo) y cocinar a la plancha un pollito. Ni hablar, mejor me meto esta bala fría. Y esta bala fría junto al estrés se acumula de manera muy cómoda en tu barriga. Esa “pancita” pueden ser años de apuro y balas frías.
En la página caloriecount.com publicaron unos tips para que te relajes y comas menos. Cuando eres conciente de lo que te llevas a la boca, en un 90 % de los casos harás la elección correcta (el otro 10 es pura vagabundería) Nada complicado pero creo que efectivo: aléjate de tu computador al comer, tómate un tiempito y de ser posible, come acompañado.
También hay técnicas que puedes aplicar en tu hogar para comer correctamente, como planificar tus comidas (tener siempre a la mano algo bueno que comer), llenar tu nevera de productos buenos, salir a la calle con un “monchi sano” (una fruta y un puñito de almendras, por ejemplo) y así te evitarás un bojote de balas frías.
Aquí puedes leer el artículo completo, con comentarios y tips de  otros lectores. Si puedes poner en práctica algunos de estos consejos, vamos por buen camino.

PS También pueden leer este artículo de Newsweek, con las siete peores maneras de comer, para que las alejen de una de sus vidas.

Foto tomada de http://drpeterknight.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario