martes, 15 de febrero de 2011

No pain, no gain

Hace dos semanas, mi amigo Acasio se venció. Cayó en mis redes y me dijo que lo ayudara para ponerse en forma. Después de una tarde completa con fotos (para el antes y después), pesada, medidas y todo, le dí una cátedra del “buen vivir” o mal para algunos. Se fue contento y quedamos que cada semana chequearíamos su proceso. Cerré la puerta y sabía que la parte difícil de verdad la tenía ahora el.

La semana pasada en el “primer check” le escribí un emailcito para ver cómo iba.

Estas fueron sus palabras:
“Full trabajito este fin, pero este viernes si no pude hacer casi nada, los demás días, by the book. Un besote y eso si, ando requetete cansao todo el día, destruido y con dolores”.

Luego de una llamada (un poco preocupada porque no sabía si era que se había maltrecho el muchacho) me dijo: estoy haciendo lo de las pesas y me duele todo! Le comenté que así uno haga ejercicio todo el tiempo, al cambiar la rutina, igual te duele todo, el acido láctico se te va pal techo y te sientes destruido. Pero uno siente que de “verdad” estas haciendo ejercicio porque sientes el dolor en los músculos. El me dijo “bueno mis músculos como que no existían porque me duelen todos!”

Aquí realmente aplica: No pain, no gain!

No hay comentarios:

Publicar un comentario