martes, 1 de febrero de 2011

Medio maratón

Como se acabó el mes, me llegaron como 20 emails sobre resoluciones, planes y metas que todavía estamos “a tiempo” de cumplir. Claro, todos estos emails son de páginas que venden servicios, subscripciones, o planes alimenticios que ni de vaina te van a decir “ahh, lo sentimos, ya es muy tarde”.
Sin vender ninguna subscripción yo también creo que todo día es un día nuevo. Sólo falta que uno se decida. Yo creo que estamos ultra enredados con el día a día (trabajo, calarse a personas chupa ánimo, limpiar la casa, recoger el desastre que mágicamente se arma todas las noches, pararse temprano, pagar cuentas, no pagar cuentas porque no hay real. Etc) como para ponerse con actitudes todo o nada en lo que refiere a cuidar su cuerpo. Si tu día ideal de “comienzo de vida sana” es un martes, pues échele, la semana igual siempre va a tener 7 días ¿no?
Claro, no creo que esto sea una carta blanca para no ponerse metas y trabajar pelo a pelo en lograrlas. Mi amiga Ingrid acaba de correr medio maratón en Miami. Eso es, en términos criollos, un verguero de KM. En términos serios fueron 27 KM. Échenle bola pues. Para mi eso es toda una hazaña ya que yo corro sólo cuando tengo ganas de ir al baño. No corro nada. 
Obviamente, Ingrid no hizo este maratón al estilo Forrest Gump, poniéndose los zapatos de goma y lanzándose a la calle. Fueron un bojote de fines de semana de ir corriendo poco a poco, de rumbas que tuvo que decir “mejor paso” y en fin, toda una lista de sacrificios. Pero lo hizo. Poco a poco, pero lo hizo. Y ahora anda de lo más contenta con su medalla de “Si podemos”.
Yo creo que las metas así hay que celebrarlas. No podemos andar por la vida pensando que de un día pa’ otro nos vamos a poner papeadísimos, flacos, duros y con resistencia de Ironman (pero el de las películas con el traje puesto pues). Celebremos todos los días los pequeños logros (o grandísimos en el caso de Ingrid), empecémoslos cuando nos de la gana, pero hay que proponérselo.
 Ni sudada se ve. Yo me veo más echada a perder haciendo bici estática en la sala de mi casa




No hay comentarios:

Publicar un comentario