lunes, 3 de enero de 2011

Pa lante y con fe


Como todos los primeros días del año, empiezan las promesas. Y vamos a estar claros que adelgazar está como en el top ten de la mayoría. Por supuesto que vas a conocer algún freak que diga cosas como “ganar unos kilos, porque estoy muy flaco” (A los cuales, si los tengo en alguna lista de amigos, quedan execrados de por vida después de semejante barbaridad). Pero la mayoría estamos en lo mismo: tratar de ponernos en forma.
El año pasado no fue el mejor para mi. Se que todo el mundo dice todo lo bueno, los aprendizajes, las experiencias y las cosas que ganaron. Pues para mí, si soy sincera, no fue así. No tuve mucho ánimo, a nivel laboral no pasó nada muy divertido, y mi estamina para la dieta y ejercicio llegó como a menos cero.
Ojo, no todo fue gris. Visité a mis hermanos (una vive en Miami y tenía ocho años sin verla, y el otro vive en Santiago de Chile y por fin conocí su “Chilito querido”); adopté un gato que es la luz de mi vida (Soy oficialmente una vieja loca de gato) y me puse más o menos firme en el estudio de idiomas (reforzar el ingles y aprender al menos a decir Ik leer niet nederlands en holandés).
Pero si hubo retrospección, sobretodo hacia el final del año. Hice como una limpieza interna (por supuesto, también limpié gavetas). Y el quitar ese sucio acumulado, me dio ánimos.
Tengo que echarle un camión para lograr mis metas. Quiero tomarme en serio esto de las dietas, nutrición y ejercicio (por supuesto, ponerme súper en forma porque ¿quién quiere un entrenador gordito?), organizarme más para aprender otros idiomas (definitivamente no se logra mucho diciendo “yo quisiera”); ser constante si quiero que alguien lea este blog (nadie le gusta el periódico de ayer, ni a mi!) y darle clavo, sin miedo, con todo, o como dice un queridísimo amigo “Pa lante y con fe”.

1 comentario:

  1. ..."como dice un queridísimo amigo “Pa lante y con fe”.

    Ese tipo es tremendo pana"

    Lo certifico

    ResponderEliminar