lunes, 31 de enero de 2011

I hate attention seekers: Really?

r

 
(Este, no es mi esposo!)

El sábado me lancé a un evento bien “bizarro” por todo lo que suponía: La Expo Tattoo Venezuela que se celebró en los espacios del City Market en Sabana Grande. En pleno boulevard. A las 5 de la tarde. Fin de semana de quincena. Rock de la cárcel.


Me encantan los tatuajes y se que hay gran parte de ellos que uno se los hace por el placer de ver su piel decorada como para que otros los observen. Yo soy medio galla, y a pesar que tengo algunos, no son tan visibles al público. Digamos que soy del grupo que no las tiene tan puestas y me he tatuado lo básico en los lugares más convencionales del cuerpo.
Por supuesto que aquí no me iba a encontrar a personas como yo. Después de la experiencia de bajar desde la Solano hasta el lugar del evento (era una sola cuadra pero uno vive con miedo) llegamos al sitio donde de verdad mi esposo y yo parecíamos monjas en una fiesta de strippers. Estábamos demasiado vestidos (claro, no teníamos nada que mostrar) no estábamos rayados, no tenemos los huecos de las orejas ampliados ni piercings en lugares que gritan ¡infección!.

 Tomamos fotos, vimos a toda la gente rara del circo, hasta la chica que me hizo mi primer tatuaje que debo decir, la rodaron con el caucho espichado porque esta bien mal usada.


 Entre tanta gente haciendo de su cuerpo una “obra de arte” me asombró ver el poco cariño que le tienen a ese lienzo: Puras personas con lipas tapa cinturón, “man boobies”, y si eran delgados, estaban en el borde de la anorexia, con esas ojeras que gritan a distancia: Feed me!. Si tanto cariño le tienen a su cuerpo y deciden hacerse un tatuaje para celebrar la permanencia de cualquier idea, ¿por qué lo descuidan tanto?

Si yo hubiese tenido un stand de “fitness y vida sana” seguro terminaba como carajito en colegio de malucos con la cabeza en la poceta. Pero de verdad que la idea, por peligrosa que era, me parecía fantástica.

No me miraron con ojos puyuos de odio pero nadie me dio muchas sonrisitas tampoco. Un amigo que me encontré una hora después me dijo: No te pusiste la franela más indicada. Quizás fue por eso entonces.



6 comentarios:

  1. Si te andabas con esa remera y saliste sin insultos...
    es todo un logro. Andas practicando nuevas formas de paseos extremos?. Buen post Titi.

    ResponderEliminar
  2. jajajaja cono. nosotros fuimos el sabado tambien!!! La gente alli me miraba feo!!! me veian con cara de "WTF!!! y este freak que??"

    ResponderEliminar
  3. Juancho: Si vale a los que estábamos "limpios" nos miraban como raro!
    Acachi: Por eso fue que no te esperé, salí corriendo como parte del cardio que no había hecho ese día.
    A falta de reunión te voy a enviar vía email los primeros pasos para el entrenamiento/comida que vas a hacer!

    ResponderEliminar
  4. Yo entiendo tu punto de vista en referencia al poco cariño que le dan a ese lienzo (por la parte de la alimentación/ejercicios)... Pero mas terrorífico me parece a mí es eso de hacerse tatuajes, piercings y demás ahí como en el medio de la calle.. digo yo…

    ResponderEliminar
  5. BTW, debemos aclarar que el que esta contigo en la foto NO ES tu esposo! ;) just in case...

    ResponderEliminar
  6. Uno, cierto Valen, ese NO ES MI ESPOSO.
    Dos, lo que dices de hacerse tatuajes y eso en medio de la calle, a mi particularmente me da culillo. No era tampoco en la mitad del Boulevard con el heladero de Efe detrás, era en los stand de exposiciones tipo Exporegalo. Claro, el punto que yo entiendo de estas personas que se tatuaron allá es que como era una convención, tenían la oportunidad de tatuarse con artistas de fuera, que lo más seguro es que muchos le seguían los pasos. Todos los tatuadores tenían sus guantes y equipos para limpiar. Lo que Erick y yo comentamos es que igual al hacerte un tatuaje en una expo, por más que sea con tu tatuador estrella, uno no siente que es el lugar donde se van a dedicar hoooooras a tu pieza sabes? Puede que si y este totalmente errada pero había cierta sensación de "siguiennteee" en los stands sabes? Además, poco aire, música a toda mecha, gente curioseando, etc etc etc...

    ResponderEliminar