lunes, 24 de enero de 2011

Fanto, Fanto Fanto...

Cuando la gente ve a mi gato Fanto dice “bestia, que gordo está”. Yo les digo que no, que es puro pelo. Lo que es mentira. El es gordo que jode. Pero bello y sabroso y que se quede así.
Mi suegro cuando lo ve dice “ponlo a hacer B4L” y yo me río, porque sería muy cómico ver a Fantito tomándose unos batidos de proteína, o con una bandanita en la cabeza todo sudado después de hacer ejercicio, al mejor estilo de Flashdance (She is a maniac… manicaac…!)
Pero la verdad es que yo observo y cuido lo que come Fanto. Él se come menos de una taza de comida gatuna, donde le mezclo una de dieta (que es cara como el diablo) con su comida normal, pa’ que goce un poquito. Desde hace unos meses le damos una lonjita de jamón de pavo, porque mi esposo le pareció “cuchi” darle eso y ahora, como un reloj, desde las 7 y media de la noche empieza una lloradera que no para hasta que no le damos el bendito jamón del coño. Mil puntos esposo.
Si uno analiza eso, de verdad que da para pensar ¿y porqué carajo está tan gordo?
Pues ahí entran varios detalles: primero, esta viejo y como nosotros, cuando envejecemos no tenemos el metabolismo de gasolina de 89 que uno tenía cuando era joven. Dos, a él le cortaron sus bolitas, por lo que ya esa correteadera detrás de gatas en celo le da tanta emoción como le puede dar una película pornográfica para perros. Y tercero (y creo que más importante) no hace un carajo. Fanto, hasta cuando juega, esta echao. Vive en una dormidera que sólo se ve interrumpida cuando va al baño, va a comer o a buscar por la casa otro lugar donde echarse a dormir.
Tomando esto como analogía, a muchos de nosotros nos pasa esto. No que nos hayan cortado las bolas, sino la poca actividad diaria. Hasta yo, que hago ejercicios, me doy cuenta que el resto del día tengo mi trasero pegado a una silla, de donde me paro también para ir al baño, buscar comida y algunos otros quehaceres hogareños (muchas veces me provocaría pararme para ver donde me hecho un guinde, pero no puedo).
Y por más que cuidemos nuestra alimentación, no hay nada que se pueda hacer contra la materia inerte. Para estar en el peso correcto (o más para perderlo) debemos hacer ejercicio y comer bien, no sirve uno sin el otro.
Si no queremos estar gorditos como Fanto, tenemos que movernos. Además, nada bonito que le digan a uno cuando lo vean “bestia, que gorda/gordo estás”. ¿No?

7 comentarios:

  1. No estoy "goldo": estoy próspero. Hay una diferencia...

    ResponderEliminar
  2. JA JA JA... Eso al menos suena a que lo gozas. Malo es cuando a uno le dicen, "estas repuestica" o peor aún "fuertecita" je je je

    ResponderEliminar
  3. me encantaría poder responder a un comentario tipo 'co... estás como más gorda?' algo así como 'si vale, es que desde que me cortaron las bolitas no logro bajar de peso!'... :)
    me encantan tus posts, mi negra! by the way, Carnaval 55 is on!

    ResponderEliminar
  4. IS ON!! Me encantan nuestros retos C-55, N-55, SS-55, V-55 (carnavales, navidades, semana santa y verano!) parecemos ofertas de tienda por departamento!
    Ahh pero imagínate, mientras que tu disfrutas de tus Carnavales en las islas del Mediterráneo, yo máximo voy a la piscina de las Residencias Mediterráneo aquí en La Boyera.
    Besitos mi Ale!

    ResponderEliminar
  5. mi clemen, a mi me gusta más la piscina del pinar, y... agarráte porque voy a ccs del 1 al 12 de marzo, así que este agno me salen carnavales tropicales! ay de nosotras si no nos vemos!
    besitos

    ResponderEliminar
  6. El Pinar y el Med temblarán!!!
    Que finooooooooooooo!!!

    ResponderEliminar
  7. jaja, dale jamón pa que se ponga bombom.

    ResponderEliminar