viernes, 30 de diciembre de 2011

Viernes de aroma: Feliz Año!


A punto de terminar el año y quiero escribir mi último post del 2011, pero sin receta.
Este año fue divertidísimo. Claro que hubo de todo, momentos malos, pero por sobretodo, momentos buenísimos. Porque es ahí donde uno tiene que hacer el acento, en lo positivo, así es que uno crece y se multiplican las bendiciones. Lo malo pasa, todo el mundo tiene sus problemas y "setbacks" pero es la actitud positiva hacia el día siguiente lo que nos hace salir de esos huecos.
Conocí gente finísima que me dejaron ayudarlos a conseguir lo que ellos querían: estar más sanos y con esto, sentirse y verse mejor. Esa es una ñapa que vale oro pero lo principal es que sus cuerpos están más sanos, llenos de vitalidad y pueden hacer elecciones que los benefician día a día.
Este blog me llenó de alegría, me puso en contacto con amigos que estaban perdidos y gente que no conocía que me pusieron sonrisas en la cara cuando me decían que de algo los había ayudado. ¿Acaso puedo pedir más? ¿Hablar de lo que me gusta y ayudar a los panas? De verdad que gracias, gracias gracias a todos.
Para el 2012 espero poder seguir aquí brindando ayuda, palabras de consuelo, de regaño (que también pasa) y por supuesto dándoles ánimo con mucha alegría a todos.
Espero que de verdad me acompañen y me dejen acompañarlos a ustedes. Que disfrutemos el camino y gocemos un puyero, porque de verdad que ¡estar fit es un rooooooooooooooooooooooock!

Los quiero a todos y un súper ¡FELIZ AÑO NUEVO!


miércoles, 28 de diciembre de 2011

La calma después de la rumba

Si sientes que te fuiste de palos (literal o metafóricamente) en una de tus rumbitas navideñas, no desesperes, no todo está perdido. Todo día nuevo es una oportunidad para ponerte de nuevo en los papeles y darle una ayuda a tu cuerpo para nutrirlo y que lo pasado, en el pasado quede.

Yo fui a una reunión y aunque ando en mi etapa abstemia y no bebí alcohol, comí más chucherías que niñito en fiesta de kinder. Igual en el día me había preparado, había hecho un buen desayuno y almuerzo y no es que comí todo el día como si estuviese en un festival medieval. Me dí unos gustos navideños (ciruelas deshidratadas y un pedazo de turrón sin azúcar añadida) y el la noche ataqué a los tosticos.

Ahora, el plan de hoy para ponerse "back in track" debe incluir esto:
-Descansar para que el cuerpo se recupere del trasnocho (Así no bebas, acostarte a las 2 y pararte a las 7 te va a pesar en algún momento del día). Si no puedes dormir 7 horas seguidas, trata de descansar un poco durante el día.
-No realizar el "ataque de cardio": Eso de "voy a quemar lo que me comí ayer es falso. Lo que te comise, te lo comiste. Hoy vuelve a tu rutina. Si tenías pensado hacer ejercicio hazlo sin flagelarte por los pecados cometidos.
-Si haz un "ataque de agua": Los carbohidratos refinados, sales y azúcares de los pasapalos como chips y tosticos te van a hacer sentir hinchado. Toma agua como si no hubiese un mañana y de ser posible, aléjate de la cafeína, refrescos (así sean light) y por supuesto todo lo que tenga azúcar añadido. Por lo menos haz esto en las primeras horas del día.

Y sobretodo, recuerda que a lo hecho pecho. No vas a poder "des-comer" lo que te comiste ayer. Hoy es un nuevo día y haz las mejores elecciones (que la navidad te permita)

Foto tomada de http://www.hatfindo.com

lunes, 26 de diciembre de 2011

Caña, kilos y Navidad

Es casi imposible decirle a una persona que no beba en época de Navidad. Para muchos, San Nicolás es sinónimo de caña. Al parecer, la hallaca y el pan de jamón no se disfrutan igual si uno no tiene unos tragos en la cabeza.
Lo que si tienen que tomar en cuenta es que toda, toda la caña, tiene calorías vacías. Algunas más que otras. Y las calorías en exceso, como todo, se acumulan en grasa en nuestro cuerpo. No crean que porque tomen vodka y es "transparente" es menos perjudicial que un vaso de whisky o una cerveza (si hablamos de kilos en tu cuerpo)
No digo que no lo hagan pero si van a tomarse unos traguitos durante "las fiestas", pueden seguir estos tips para que los kilitos de diciembre no se vuelvan rápidamente en una tripa tapa cinturón:
Come snack o  una comida nutritiva: Hazlo antes de echarte los palos. Esto te ayudará a estabilizar los picos de azúcar en la sangre y previene antojos.
Trata de no empezar a beber temprano: Esos almuerzos con caña terminan en horas de tragos. Si te invitan a una fiesta que empieza temprano, trata de tomarte los traguitos no cuando llegues. Espérate un rato.
Si vas a tomar vino: Hazte un favor saludable y toma vino tinto, ya que tiene un antioxidante que se llama resveratrol, que se encuentra en la piel de la uva.
Toma birra light: Te ahorrarás unas cuantas calorías. Y a pesar de lo que muchos creen, tiene menos calorías que otros licores.
No caigas en la tentación de "los coctelitos": Normalmente esas bebidas de colores con nombres exóticos tienen más azúcar que torta de cumpleaños de muchachito de kinder. Se gente grande y dile no a todo lo que brille.
Y a la hora del champage: La mejor es la extra-brut que casi no tiene azúcar.



viernes, 23 de diciembre de 2011

Viernes de aroma: Feliz Navidad


Este viernes de aroma es sin receta. Si esta lleno de puro amor y diversión y por supuesto, los mejores deseos para estas “fiestas”.

Disfruten mucho al lado de su familia, quiéranse, bésense, amapúchense y no olviden que la Navidad no es sólo caña y colesterol: es el momento de disfrutar y agradecer junto a los que más quieren.

Ya le puse su sombrero a Fanto y vamos a ver que le trae el Niño Jesús.

Yo le pedí unas cosas:
-Un poder de Superhéroe para aprender idiomas rapidísimo
-Otro poder de Superhéroe para hacer las labores de la casa a velocidades sorprendentes
-Salud (para eso no necesito un súper poder)

No la tiene fácil pero tampoco es que pedí un carro nuevo así que espero que no se arreche conmigo.

Lo demás deseos se los dejo para el fin de año. Y la semana que viene vengo con todo para darles los últimos consejos del 2011 y empezar a calentar los motores para el 2012 que viene con todo.
FELIZ NAVIDAD

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Top 12 maluco

En la publicación Fitbie de msn.com hicieron un listado de las peores comidas navideñas del mundo. Es un top 12 ya que al parecer, nos volvemos locos en todas partes del globo y no se podía resumir en un simple top 5 o 10. Y ojo, cuando hablan de "peores" no se refieren para nada al sabor, sino a los estragos que pueden hacer a tu cuerpo sus cantidades de grasa y azúcar.

En la lista puedes ver el Schäufele alemán, el Bolo Rei de Portugal, el ganso en Francia. Como los venezolanos no nos pelamos ni un bautizo de muñeca aparecemos en el número 6 con el pan de jamón, como una de las peores comidas navideñas. Lamento informarles a las personas de la lista, que definitivamente no habían visto la temida ensalada de gallina.

Una rebanada de pan de jamón carga sus 288 calorías donde 11,52 gr son de grasa, mientras que una ración de ensalada de gallina puede llegar a 705 calorías con 50,3 g de grasa. Agarren pues.

Si bien ninguna de esas dos comidas, en el caso criollo, te puede ayudar a ponerte "esbelta", la idea es que si quieres comer un poco de ellas, lo hagas con esa palabra que ya está más rayada que gaita de Maracaibo 15 en esta época: moderación.

Fotos tomadas de
Pan de jamón
http://comoeslacosa.wordpress.com/2011/11/30/el-origen-del-pan-de-jamon/
Ensalada de gallina
http://ve.globedia.com/ensalada-gallina-pollo


lunes, 19 de diciembre de 2011

Diciembre es emocional hasta para la comida


Comer de más, sin hambre o "emocionalmente" es  algo realmente común. Todas las personas, hasta las más "fit", han pasado sus momentos en que comen más por los ojos que por hambre real. Y en esta época, rodeados de cosas divinas, el comer sin sentido o hambre se hace más fácil y peor aún, seguido. Por eso te doy hoy unos tips para que te alejes de comer emocionalmente y lo hagas cuando realmente lo necesites:
Cuídate: Mientras estés más pendiente de tus hábitos de cuidado, como dormir y descansar, cocinar sano y hacer ejercicio. Estas son las cosas que no debes poner nunca de último en tu agenda. Mientras más conciente estés de tu cuerpo, más fácil te será evitar comer sin pensar.
Haz lo que amas: Piensa en las actividades de está época (y cualquiera) que más te gustan. Duerme más, llama a tus amigos, haz actividades divertidas que no signifiquen una comelona. Si dices que tu actividad favorita en diciembre es comer, debes tratar de cambiar la manera en que vez está época: piensa en otro tipo de felicidad que no signifique tener la pancita llena.
Ama lo que comes: Recuerda que comer sano no significa comer cosas "malas" o "aburridas". Prueba nuevas recetas y aderezos, enamórate de la comida sana. Esta es la mejor manera de quitarte de la cabeza la palabra dieta y darle la bienvenida a lo que es realmente un estilo de vida saludable.
Reconoce cuando tienes hambre: Mantén  esto presente. Tener antojos no significa tener hambre. Trata de ingerir alimentos cuando tu cuerpo realmente lo necesite y no cada vez que veas un pedazo de turrón y digas "es que me provoco".
Esto de verdad te ayudará no sólo a no caer en tentaciones sino en no hacerle daño a tu cuerpo con cosas que realmente no lo necesita. Piensa siempre en estos días que lo principal no es llenarte de comida, sino nutrir tu cuerpo.


viernes, 16 de diciembre de 2011

Viernes de aroma: Galletas de jengibre con merey

Es Navidad y la gripe no me abandona. Así que vi esta receta de galletas de jengibre y, con unas modificaciones, me parecieron geniales para disfrutar algo dulcito y matar de una vez este malestar. ¿No sería un éxito?

1 taza de avena en hojuelas
1/3 de taza de germen de trigo (sin azúcar)
2 cucharadas de jengibre rayado
1 cucharadita de sal
1/3 de taza de edulcorante granulado o fructosa
2 cucharaditas de vainilla
2 cucharadas de mantequilla de maní
1/3 de taza de clara de huevo
1/3 de taza de leche descremada
1 cucharadita de polvo para hornear
18 o 20 pedazos de merey entero
1 cucharada de aceite (para la bandeja, si tienen bandejas que no se pegan, no lo usen)

Precalienta el horno.
Mientras, pones la avena, el germen de trigo, el jengibre, el polvo para hornear y la sal en un procesador de comida. Esto es para que se muela todo lo más posible. Lo dejas descansar a un ladito.
En otro potecito, pones el edulcorante, la mantequilla de maní y la vainilla y bates todo hasta que quede bien mezclado pues.
A esa mezcla le echas la clara de huevo y la leche, cuando lo mezcles bien, se lo echas a la avena que habías batido primero.
Ahora agarras tu bandeja antiadherente o la tradicional con un poco de aceite restregado, y vas haciendo bolitas. Cuando las tengas en la bandeja, le vas poniendo un merey encima a cada galleta.

Lo metes al horno como por 16 minutos y ¡listo! Tremendas galletas navideñas (que matan la gripe)



jueves, 15 de diciembre de 2011

Tips para disfrutar la Fiesta Navideña (sin tomar digestivos)

Ya es jueves, y mi esposo salió pal trabajo bailando (y tiene dos pies izquierdos). No es porque es quincena y le van a pagar, sino porque ya es casi viernes y está contentísimo que se va a echar a no hacer nada (pero el sábado sale nuestro cachifeo de sábado, no se lo recordé para no quitarle su alegría).
Su contentura es súper básica y para muchos la sensación de falta un día para el viernes los hace también brincar en una pata. Pero quizás no porqué se va a echar en el sofá a leer, ver TV y dormir (todo al mismo tiempo) sino porque empiezan las rumbas y con ellas, los excesos. Y mi plan este diciembre es darles tips para que no se vuelvan muy locos, para que gocen sin estar enrratonados y con indigestión todos los días y que lo primero que se tomen en la mañana  no sea un analgésico y un antiácido.
Si están súper comprometidos con su salud y bienestar, hoy les doy estos datos para que las fiestas del fin de semana que seguro empiezan hoy, no les den dolor de panza:
No vayas a la "cena de navidad" más hambriento que Tom Hanks en El Náufrago: Has tus comidas completas y sanas, y no olvides tus meriendas. Si aplicas esa de no comer durante el día, sabes que no va a funcionar. Si vas con algo en "la barriguita" puedes saltarte los aperitivos y disfrutar más la comida principal.
Lleva un plato sano y divertido: Si es una reunión de picadera, pues hasta en este blog puedes encontrar platos para picar y disfrutar sin tener que llamar a Rescarven. En vez de chips lleva pita para tostar, zanahorias en palitos y céleri. Te dirán gallo pero seguro que todos le echarán el diente.
Llega con el "espíritu de Navidad": No es que tienes que llegar oliendo a mandarina a la fiesta, hablo del ánimo que de verdad se debe recalcar en esta época: compartir, disfrutar y dar alegría. Echa chistes, ríete, abraza y besa (cuidado con este último) Navidad no es solo comer y beber, recuerda eso.
Ponte tu límite de alcohol: Fíjate un número y quédate con el. Recuerda que la caña son calorías vacías que irán directo a tus cauchitos y revolverás. Además, al día siguiente te sentirás como un campeón cuando veas que cumpliste tu meta.
Si vas con la actitud correcta, vas a ver que disfrutarás más bailar Amparito (con los pies izquierdos como mi esposo) que los tosticos. Disfruta pero ¡siempre piensa en ti!





martes, 13 de diciembre de 2011

Controla tus porciones



En esta época de excesos, la moderación es la clave. Eso es como difícil si contamos que la hallaca promedio tiene 650 calorías y una ración de ensalada de gallina tiene 700. Pero nuestro motto del mes es no volvernos locos y disfrutar de las comiditas que se presenten sin que tengas que comprar una talla más grande de pantalones en enero. Por eso es tan importante el control de porciones. Esto es, la manera en la que debemos comer, no sólo la comida grasosa, sino nuestra comida día a día para poder dividir nuestro alimento en 5 comiditas, y disfrutar de todos los nutrientes.

Si bien pesar la comida es la manera más fácil de saber lo que nos llevamos a la boca, hay algunas un poco más fáciles que te pueden ayudar en esta y todas las épocas del año.

Ayuda visual: Compara las porciones con cosas como una taza de lo que sea, es como el tamaño de una pelota de béisbol. Piensa en la mitad (media taza media pelota) para carbohidratos complejos. Una porción de proteína debe ser como un mazo de cartas, o la palma de tu mano sin los dedos (a menos que seas la persona con el premio Guinness de las manos más grandes del mundo)
Lee las porciones: Esto sirve para cuando compras algo procesado o estas cocinando. Puedes pensar que una lata de atún tiene 60 calorías, porque es lo que dice "en la parte de atrás". Pero si te fijas bien, verás que la lata, la pequeña y todo, dice que una porción son 56g, y la lata tiene 98g. Eso quiere decir que esas 60 calorias son sólo aproximadamente la mitad de la lata. Si te comes la lata entera, debes multiplicar por dos.
Come en platos chiquitos: Como los niñitos. Sírvete lo que quieras que puedas comer en ese plato y no más. Si no te quedas pegado de la fuente de comida, es una manera de controlar que tus porciones sean realmente las que necesitas y más si hablamos de un buffet de comida o una fiesta.
Sáltate las bebidas: Toma uno o dos tragos y aléjate del refresco, cócteles y más del ponche. Esto sólo sumará calorías vacías a tu comida, y te dejará con tanta hambre como si no hubieses comido nada. Así que agua contigo.

Con pequeños cambios puedes hacer que tu navidad sea una época de verdad para disfrutar y compartir, y no para abrirle un huequito más a la correa.



lunes, 12 de diciembre de 2011

Mantén tu metabolismo al tope (incluso en Navidad)

Durante los días navideños es normal que tengas ganas de comer más pan de jamón que avena en la mañana, pero la idea es que controles esas urgencias, para que te puedas dar un gusto luego. En tu semana normal, de lunes a viernes digamos, trata de seguir tu comida sana como lo tenías planeado, y deja para los fines de semana, los placeres navideños.

Por eso esta semana te voy a ir dando unos tips para que tu semana sea más efectiva quemando grasas que un lavaplatos, así estemos en pleno diciembre.

Cinco es mejor que tres: Para que no tengas ataques de hambre durante el día, recuerda comer al menos cinco comidas durante el día. La idea es que no sean del tamaño de una sabana sino pequeñas porciones que te mantengan lleno de energía durante el día.
Recuerda comer tus proteínas: Muchas personas piensan que la proteína engorda o que "engorda más que el carbohidrato". Pues no es de esa manera. Cada gramo de carbohidrato tiene las mismas calorías que un gramo de proteína (4) pero el cuerpo metaboliza distinto cada compuesto. Los carbohidratos los utilizamos como energía (glucosa) y las proteínas como los ladrillos para armar los músculos (aminoácidos). Recuerda que mientas más músculo, más grasa se quema y mayor tu metabolismo, lo que hará que esas "escapadas" de comidas de fin de semana no se vuelvan en un millón de kilos. Así que incluye una ración de proteína en cada una de tus comidas.
Suave con los carbohidratos en la noche: Si tu meta es perder peso, salta el carbohidrato complejo de la noche y cámbialo por un carbohidrato fibroso. Esto es, vegetales. Acompáñalo con una buena ración de proteínas y estas listo para descansar y recuperar las energías para la próxima jornada.
Dale picante a tu vida: Busca picantes que tengan capisina (como los chiles mexicanos) y dale sabor a tu vida. Este compuesto le dará un empujón a tu metabolismo y un sabor finísimo a tus comidas.


Todo esta en el balance y nada de cambios radicales (a menos que te guste comer comida rápida tres veces al día, ahí SI debes hacer cambios radicales). Dale a tu cuerpo los nutrientes que el necesita y el te dará las gracias estando ultra más sano, lleno de energía y de ñapa  luciendo más esbelto. ¡No se puede pedir más!

Score: Tu 2 – Kilos navideños 1 (bueno, el fin de semana ganó la Navidad)




viernes, 9 de diciembre de 2011

Viernes de aroma: Dip de atún ahumado

Si van a hacer una reunión este fin, sirvan este pasapalo que es medio light. Es medio light digo porque uno de los ingredientes tiene un poco de "plomo" (es decir, grasa) pero lo acompañas con una base súper sana y magra. vas a quedar de lujo, feliz  y contentísimo que tus invitados se fueron sin una arteria tapada.

1/2 pote de ricota (con sal preferiblemente)
1 lata de 140 gr de atún ahumado
Una cucharada de alcaparras
Dos pitas integrales grandes
Sal y pimienta al gusto

Primero: abre la lata de atún ahumando y ESCÚRRELE lo más que puedas del aceite. Exprímelo bastante. Utiliza esos músculos que tanto te ha costado armar este año. Una vez escurrido, ponlo en un procesador de comida junto a la ricota, las alcaparras y el cuarto de leche descremada. Deja batir como si no hubiese un mañana, hasta que quede bastante cremosa la consistencia. Agrega un pelín de sal (recuerda que la ricota ya tiene) y pimienta negra.

Las pitas las abres y las metes al horno. Cuando estén bien tostadas, mas no quemadas, las sacas y calientes como están, empiezas a picarlas por pedacitos. No va a ser fácil porque vas a sentir que te estas quemando las manos, pero tu puedes. Van a quedarte pedacitos parecidos a unas "chips".

Sirve en dip en un plato, decora, y pon las "chips" de pita alrededor. Disfruta y disfruta con tus amigos de la Navidad.

Foto tomada de http://www.fitnessmagazine.com/recipes/quick-recipes/dinner/seasons-eatings-healthy-holiday-recipes/?page=3

jueves, 8 de diciembre de 2011

Malas tácticas navideñas para evitar engordar

Es jueves y seguro alguno ya tiene una fiesta planificada para hoy, o para mañana, o para el sábado. O ya estaba celebrando desde el lunes. Los que andan pendientes de “no volverse muy locos” les pueden venir a la mente unas ideas que, en pro de mantener el peso,  justamente rayan en la locura. Porque vamos a estar claros, cuando hay tentaciones en el camino, hacemos de todo para poder pecar un poquito.

Pero la idea justamente es no perder la cabeza. Si estas usando alguna de estas tácticas para tratar de mantenerte a raya mientras que disfrutas de los placeres navideños, es mejor que abras los ojos y no caigas en esto:
No comes durante el día para "disfrutar" la comida de la fiesta en la noche: Malísima idea. Si haces esto te vas a comer hasta al anfitrión de la fiesta. Lo mejor es hacer tus comidas normales, incluyendo más fibra y vegetales. No hagas comidas súper calóricas para que tengas un "espacio" en tu consumo diario.
Hacer más ejercicio para compensar por las calorías: Pensar que hacer dos sesiones de spinning en vez de una va a compensar por la hallaca y ensalada de gallina que te quieres comer, no funciona así. Lo que puedes lograr es extenuarte y sentirte tan cansada que no te puedas mover luego. Lo mejor es que durante este periodo de fiestas seas fiel con tu rutina de ejercicio y no hagas nada extremo que te evite ir al gym al día siguiente.
Comer un poquito de todo: En una cena, esto suena divertido pero te puede llevar a comer de más, ya que no controlas las porciones. Además que un poquito de todas estas comidas súper calóricas y altas en grasas, suman un número grandote en calorías juntas. Lo mejor comerte uno que otro pasapalo y un sólo plato de comida. Escoge cuál es el plato que más ronda tus sueños y date ese gusto. Si lo tuyo es el plato navideño completo, come porciones pequeñas de los acompañantes (por favor, easy con la ensalada de gallina) Mi recomendación personal es que si es plato navideño, comas sólo la mitad de la hallaca. Y eso si, por sobretodo, no repitas. Si es una reunión con muchos pasapalos, prueba los que quieras pero llévate también por el sentido común: si hay muchos pedazos de salchicha envueltos en queso y sofreídos en masa, mejor pasa de largo.

Estos días aunque te parezca difícil la idea es mantener tu régimen y objetivos como si fuese cualquier mes del año. Disfruta, baila, ríete y goza todas las cosas buenas de las navidades sin ponerte un kilero encima

Score: Tu 3 – Kilos navideños 0


martes, 6 de diciembre de 2011

Ejercicio en navidad

Hacer ejercicio para muchos es un trabajo a parte, del cual no reciben ni un centavo. Si a eso le sumas el horario loco de las Navidades, es como trabajar extra tiempo completamente gratis. Es decir, es difícil. Pero entre tanta cosa calórica que vas a comer y beber en esta época, lo mejor es que no abandones tu rutina, al menos así no te sentirás tan culpable al comerte una hallaca.

-Ponlo en tu lista de to do diarios: Como si fuese una cita con el dentista. Oblígate a hacerlo. De esa manera te sientes un poco mas comprometida con tu cuerpo.
-Cambia de horarios: Si te gusta ir al gym en la tarde después del trabajo, es bueno que pienses en ponerlo en la mañana. Así te evitas que las salidas "imprevistas" te hagan salir de tu rutina de ejercicios.
-Mete algo de ejercicios en tu día de compras: Estaciónate lejos en el centro comercial (claro, siempre en un lugar seguro e iluminado), no uses el ascensor y da un par de vueltas más en el Centro Comercial.
-Asegúrate de caminar de 30 a 45 minutos.
Separa tu rutina en sets durante el día: Si de verdad no tienes media hora para hacer ejercicio, al menos divídelo en tres rutinas de 10 minutos durante el día, 10 en la mañana, 10 al medio día y 10 más en la noche.
-Haz ejercicio en casa: Búscate un DVD extremo y haz tu rutina en la casa, en cualquier momento que puedas. Te evitas tráfico y la excusa de "no tengo tiempo de ir al gimnasio".

Se que no es fácil pero si se puede. Sólo tienes que tratar de pensar mas en ti y que el mejor regalo que te puedes dar en estas fiestas es tener un cuerpo sano y fuerte.

Score: Tu 2 – Kilos navideños 0



lunes, 5 de diciembre de 2011

Stop al monchi dulcero

Si entre tanto turrón, regalos de chocolate y panettone navideño tus ansias de comer dulce te traen de cabeza, no desesperes. Trata de tranquilizarte y piensa en que no tienes que sucumbir a tus antojos el primer día de la semana. No vaya a ser que se aplique el mismo refrán criollo "el que bebe lunes, bebe toda la semana" pero con los dulces.
Aquí te doy unos tips para que mantengas el llamado del monchi dulcero a raya:
Mastica chicle sin azúcar: Hay estudios que dicen que el masticar chicle puede mantenerte lejos de agarrar cualquier dulcito, sobretodo en la tarde.
Aléjate de la tentación: Y lo digo literalmente. Cuando te acerques a la sala de "descanso" y veas a otras personas comiendo tortas o chocolates, o pases frente a la panadería y el olor del cafecito te llame como un perfume, camina hacia el otro lado. Alejas la tentación y en realidad mueves tu cuerpo si das unas vueltas más hacia otro lado. Te distraerás y le ganarás al antojo.
Tomate un break zen de 7 minutos: Cuando los dulces te estén llamando más que las ofertas de enero, medita por siete minutos. En serio. Piensa en tu cuerpo, en tu fuerza de voluntad, en lo que has logrado o estás por lograr. Respira lentamente y concéntrate sólo en ti.

Empieza la semana ganándole una a las tentaciones navideñas. Mantén la calma y vas a ver que si puedes darle zapatero a los kilos de “las fiestas”.
Score: Tu 1 – Kilos navideños 0



viernes, 2 de diciembre de 2011

Viernes de aroma: Sopa de brócoli, maíz y pollo

Ando con un gripón maliquísimo y quizás muchos de ustedes están pasando por esto también porque la gripe como que está de moda. Mi esposo bello me hizo esta súper sopa que está como para quitar malestares, malos humores y todo lo demás también.

Ingredientes para 4 o 6 personas:
225 gramos de brócoli
225 gramos de pechuga de pollo, deshuesada y picada en pedacitos
500 ml de caldo de pollo
300 ml de leche descremada
1 cebolla picada
50 gr de maíz dulce
225 gramos de arroz basmati
Sal y pimienta al gusto

Corta el brócoli en arbolitos pequeños y cocínalo como unos tres minutos. Luego lo escurres y lo pones a parte.
En una cacerola pones un poquitito de aceite y hechas el pollo, el arroz y la cebolla, como por 5 minutos.
Ahora le pones la leche y el caldo. Remueves y dejas que hierva sin dejar de remover. Baja la temperatura y déjalo cocinar como por 10 minutos más.
Escurre bien el brócoli y echado a la sopa junto al maíz. Ponle un poco de sal y pimienta. Cocina unos 5 minutos más o hasta que el arroz esté listo. Luego la sirves y a disfrutar.

Esta es la receta original. Nosotros la hicimos con cuscus, y se tarda menos en hacer. Pero es un éxito igual. 
Tengan gripe o no, no se pelen esta sopa poderosa.
¡Feliz fin de semana!



jueves, 1 de diciembre de 2011

Empezó la Navidad

Ya empezó diciembre y estoy segura que para un gentío empezó hace rato. Pero bueno hoy es el día oficial. Ya me llegaron mensajes de “bienvenida a la Navidad”, felicidad y alegría. Muy fino empezar el día de esa manera.

Lo que si deberíamos evitar es pensar que empezó el debacle, “porque es diciembre y cómo uno va a dejar pasar esta oportunidad”. Llegan todas las fiestas, guateques, panes de jamón, hallacas y por demás que comemos como si no hubiese un mañana. Y no tiene que ser así. Diciembre es todos los años y tu cuerpo no distingue enero de marzo, ni junio de noviembre. El no te va a dar la carta blanca para que te metas todo lo que no comiste durante los últimos 11 meses porque, total, “es una vez al año”. Y esto lo digo no sólo por tus pantalones que te aprieten más, sino porque tu salud necesita que estés pendiente de lo que comas y bebas, así sea diciembre.

Claro que puedes disfrutar una hallaca, unos tragos, un pan de jamón (este ultimo y panettone sin frutas con café con leche están en mi lista de MUST, no soy muy hallaquera y odio la ensalada de gallina) pero no tiene que ser los siete días de la semana. Planifica tu día inteligentemente. Cuando tengas una fiesta en la noche, haz un desayuno fino y sano. Toma pero no te rasques todos los días. Come pero no dos platos de todo. Y por sobretodo, recuerda mantenerte activo, necesitas ejercicio como todos los días del año (ojo hacer compras en un centro comercial es un deporte extremo, pero no lo cuentes como tu entrenamiento diario)

Este mes les voy a dar datos y tips para que diciembre no signifique sólo acidez y aflojarse la correa. Es para que signifique esas cosas pavosas que decimos "ay no", pero que a todos nos aguan el guarapo: Felicidad, alegría y diversión. Y con un cuerpo sano, seguro que todo eso se disfruta en realidad “como si fuese una vez al año”.



miércoles, 30 de noviembre de 2011

Como Popeye

Si hay un alimento bueno, bonito, barato y poderoso, esa es la espinaca. Si estas pendiente de perder peso, mantenerte o estar simplemente más fuerte que Popeye, tienes que incluirla en tu dieta.
Una taza de espinaca te ofrece mas  vitamina K que cualquier otro nutriente (y sin tener que tragarte una pepa). La vitamina K es necesaria para la coagulación correcta de la sangre y para mantener tus huesos ultra duros.
Además es una súper fuente de vitamina A, magnesio y hierro que es un most para mantener los niveles de energía durante el día. Y si no eres comedor de carne roja, seguramente tus nieves pueden estar un poco bajos. Además, necesitas esa energía para poder hacer tus sesiones de jercicio.
En esta hoja verde también puedes encontrar vitamina C, vitamina E, potasio, calcio y fibra dietética. Esto hace que te sientas más lleno cuando lo comes y así no quieres comerte la nevera completa. Es decir, es todo un multivitaminico energético (y seguramente más barato)
Mucha gente se queja que "no le gusta" pero también es porque cuando chiquitos quizás se las daban bien lavadas y te obligaban a comerla sin chistar.  Pero ya eres una persona grande asó que puedes darle una vuelta a la rueda. Juega un poco con ellas: en tortillas, en ensaladas con ajo, aceite de oliva y sal, hasta en dips hechos con yogurt o requesón, para que cuando hagas una reunión ofrezcas un pasapalo sano a tus amigos. Eso si es un regalo ¿no? Eso sí, recuerda lavarla bien porque si las compras en ramo, ¡vienen ultra mugres!
Así que no arrugues la cara y come espinaca.



lunes, 28 de noviembre de 2011

Easy con los abdominales

Todos queremos un abdomen duro, y si tenemos los abdominales marcados, mejor. Quien diga "ah no, a mi me encanta mi lipa tapa cinturón" está mintiendo descaradamente.

El problema es que el desarrollo de los abdominales es una ciencia casi oculta. Mientras hay personas que hacen como 20 mil abdominales en un día (gracias a cuentos tipo "Britney hace 1500 abdominales al día") otros caen por las máquinas mágicas donde haces también, un bojote de abdominales, casi sin sentirlos "y en la comodidad de tu sala".

La fórmula es un poco más sencilla: comida limpia, ejercicio cardiovascular y descanso. La verdad es que los abdominales no se "marcan" porque hagas un maratón de ejercicios rompiéndote el coxis. Para que ellos se vean necesitas primero que nada quemar la grasa que los está ocultando, por eso el cardio y la comida buena.

Sobre el descanso, el rollo es el siguiente: Para que el músculo crezca tiene que descansar. No creas que "dejar crecer" los abdominales es tener una lipa grandísima pero dura. Es que el músculo se desarrolle, y al tener más músculo desarrollado, esté quema más grasa. Si te tocas la barriga (o ves una lámina en Google) te podrás fijar que los abdominales son unos músculos chiquitos y que en realidad los tenemos en tensión gran parte del día. Cuando caminamos, nos paramos, nos sentamos (derechos, claro) y hasta hacemos otros ejercicios, estamos trabajando en cierta medida los abdominales. Si queremos que estos los veamos, no lo debemos "sobreentrenar", ya que esto es la clave para que el músculo no se desarrolle.

Mi consejo es hacer abdominales máximo tres veces a la semana. Y que no pasen de 15 minutos tus sesiones. Busca varios ejercicios distintos y arma tu rutina, no es que vas a hacer 15 minutos de crunches en el suelo. Trata de hacer ejercicios que muevan tu "core" o centro de manera completa (como las elevaciones de pierna, y los planks) y por sobretodo, no te vuelvas loco, no compres máquinas que seguramente quedaran como tendederos de ropa en tu cuarto.




viernes, 25 de noviembre de 2011

Viernes de aroma: Galletas de avena y chocolate negro

Para que maten los monchis de dulce, nada mejor que unas buenas galletas de avena con chocolate, ¿verdad?

1 taza de avena en hojuelas
1 scoop de proteína de vainilla
1 scoop de clara de huevo
1 cucharada de miel
2 onzas de chocolate picado, al 72 o 73 por ciento de cacao
1/2 manzana roja rayada
1/4 cucharadita de sal
1/4 cucharadita de polvo para hornear
Un toque de canela
Un toque de extracto de vainilla

La preparación es casi apresto de 1er grado. Pones todos los ingredientes secos primero (la avena, scoop de proteína, el chocolate picado, sal, canela y polvo para hornear), luego la manzana, la clara de huevo, y el extracto de vainilla
Te va a quedar una masa con un aspecto más sospechoso que chino con afro. Pero no le pares. En una bandeja de esas que no se les pega los dulces o empanizada con un toquecito de mantequilla y harina, colocas ocho bolitas de tu masa sospechosa. Metes al horno que este precalentado mientras tú estabas haciendo tu masa. Dejas cocinar por 25 a 30 minutos a 180 grados y te quedan unas tortas doradas de avena con chocolate oscuro.
ESto da para 8 porciones pero como es sabrosísimo seguro te vas a querer comer más de una.

Feliz fin de semana



jueves, 24 de noviembre de 2011

Comienzan las fiestas

Llegan las "fiestas" y efectivamente, llegan los kilos de más. En EEUU empieza formalmente con el día de acción de gracias y para los latinos, especialmente los venezolanos, diciembre empieza en noviembre y cuidado y no empezó en octubre. Los tres últimos meses del año se vuelven un "vale todo" y todos los esfuerzos que se hicieron durante el año, se van por el caño. Tenemos esa mentalidad de niñito chiquito de "si me quedo dormido pierdo" y queremos aprovechar todo pensando que más nunca en la vida vamos a volver a hacerlo. Y eso aplica de manera especial con la comida grasosa y el alcohol. No le decimos que no a una fiesta, a un pan de jamón, a unos traguitos después del trabajo, porque total "es diciembre" y "quien hace dieta en diciembre".
Ahí es dónde surge entonces la pregunta si todavía comer de manera sana te parece "hacer dieta". Si la respuesta es si, ya perdiste. ¿Por que? Porque la idea es que comas bien no sólo porque quieres verte más delgado, sino porque quieres vivir mejor. Un cuerpo con grasa de más es un cuerpo cansado, con grasa que no solo aprieta los pantalones, sino tus órganos. Miren esta foto de una radiografía de una persona de 113 Kg (250 libras) y una de 54 Kg (120 libras).
Yo no digo que no te des gustos, pero la idea de diciembre no puede ser una bacanal donde ganes kilos que perdiste en el año, donde le hagas literalmente daño a tu salud. Estos días voy a poner tips e ideas para que diciembre no sea una pérdida completa, sino para que disfrutes pero no te caigas del otro lado del caballo. Tu solamente tienes el poder para hacerlo.


miércoles, 23 de noviembre de 2011

Comer y perder

Estas palabras juntas parecen no tener sentido. Nos hemos acostumbrado a pensar que para perder peso, tenemos que pasar hambre, limitar nuestras calorías, y básicamente pasarlo mal. Comer mucho es simplemente lo contrario, es engordar, acumular grasa y sentirnos "llenitos" (no solo de barriguita, sino en los pantalones también)
La verdad es que pasar hambre simplemente no sirve. Muchos piensan que se quitan la cena y mágicamente los pantalones vuelven a quedar como debe ser, pero la pérdida de peso que se "siente" cuando dejamos de comer, se debe en su mayor parte a deshidratación, es decir falta de agua en tu cuerpo. Una vez que vuelves a ingerir comida sólida, tu cuerpo la absorbe como camello en un oasis.  Y en la mayoría de los casos, el dejar de comer o privarnos algo radicalmente, nos va a llevar a atragantarnos unos días más tarde.
Por eso es tan importante aprender a comer. Saber que lo que nos llevamos a la boca es fundamental para que nuestro cuerpo funcione de manera eficiente, y que si puede ser sabrosa. Hay que quitarse la idea que la comida sana es mala y aburrida y que la cómoda grasosa o chatarra es la única que es sabrosa. Para mantener tu metabolismo completamente encendido lo ideal es hacer de 5 a 6 comidas, compuestas por carbohidratos complejos, proteínas magras y grasas buenas. Y por supuesto, acompañarlo de un buen programa de ejercicio. Y si, tiene que implicar un esfuerzo. Si tu idea de ejercicio es caminar cinco minutos al día, el camino se te hará un poco más difícil de lo que crees.
Lo importante es que pienses que si quieres perder, tienes que comer. No pases hambre, distribuye tus comidas y planifica. Es sólo cuestión de proponérselo y verás que si puedes.


martes, 22 de noviembre de 2011

Comida como droga

Las drogas no son lo único que causa adicción. Aunque para muchos suene exagerado, la comida, y especialmente la más mala, también puede causar esa sensación de "no puedo dejarla" que causan drogas y alcohol. Pero esto no es excusa para que las tengamos que incluir en nuestra dieta: como el alcohol puede dañar el hígado y el cigarro los pulmones, la comida chatarra puede dañar tu cuerpo. Hay un alto porcentaje de personas con "hígado graso" (la acumulación de grasa en la célula hepática), un cúmulo anormal de triglicéridos, debido a una dieta ineficiente.
La comida chatarra y los dulces crean adicción en muchos, pero no es igual para todos. Mientras unos mueren por unas papas, otros no se resisten al sabor del chocolate o los dulces. Aquí te dejo cuáles son las comidas que más causan adicción:
Los carbohidratos simples: aumentan la insulina lo que genera una disminución de azúcar en la sangre. Resultado, al ratico necesitamos más para poder subir los niveles y tengas más energía.
El chocolate: Tiene estimulantes como la cafeína y la teobromina. Es una de las adicciones número uno y las mujeres nos encanta como droga de elección para los embates hormonales.
Comida chatarra: (grasa + carbohidratos simples) Según el Instituto de Investigación The Scripps la comida rápida es tan adictiva como las drogas.
el queso: Aunque es salado, tiene un ingrediente que encontramos en el chocolate, la fenoletilamina. Las fuerzas de voluntad más acérrimas se derriten literalmente frente a este compuesto.

Yo opino que uno debe comer de todo, pero no en exceso y que la ingesta de ciertos alimentos tiene que ver directamente con tus metas: si estas perdiendo peso, tienes que controlarte más que aquel que anda en mantenimiento. Pero si tu problema es la adicción, no te puedes controlar con un "pedacito" y cualquiera de estos compuestos crean en ti un comportamiento compulsivo, es mejor alejarlos completamente. En esta aplica: ojos que no ven, corazón (barriguita) que no siente.




lunes, 21 de noviembre de 2011

Fin de semana sin volverse loco


Más de uno que anda en el proceso de perder peso le pasa esto: Se porta finísimo en la semana, pero llega el fin y todo se va al carrizo. Ya habíamos hablado que muchas veces el relax del fin, hace que nos "relajemos" un poco de más en nuestra dieta.
Yo soy fiel creyente que debemos tener días libres, comer grasas malas, azúcares y harinas refinadas para darle al cuerpo no sólo un descanso mental de pensar un poco sobre lo que nos llevamos a la boca, sino para que el metabolismo también haga un pelo de "qué es esto" , lo usemos y no suframos del síndrome miss: después de meses a punta de atún y lechuga, sólo nombrar una arepa las hace engordar.
Pero tampoco la cosa tiene que ser un Epic Meal que ponga tu cuerpo a pasar trabajo por una semana tratando de sacar todas cosas que le metiste, acumulando grasa porque todo exceso se vuelve reserva. Más cuando tu objetivo es perder peso. Si este es tu caso, trata de seguir estos puntos que te doy para que tus jeans te sigan quedando el lunes sin mucho esfuerzo.
Comparte el postre: Cómete tu helado pero compártelo con tu cuchi-cuchi o tus hijos. Otra buena opción es comprar los dulces en versiones Jr (para chamos)
Empieza el desayuno con un ¡bang!: Come sano para que tu cuerpo agarre los nutrientes necesarios, y después de relajas. Si lo que quieres es el desayuno tapa arterias, por lo menos en el almuerzo o cena no te vuelvas tan loco.
Ten siempre a la mano frutos secos y frutas: Si tienes unas ganas de monchar horribles, cómete unas almendras y una manzana. Deja lo de "pórtate mal" para una de las comidas, no para todo el día.
Limita tu alcohol: Bebe y disfruta, pero con moderación. Esto no es recomendable sólo para la perdida de peso, sino para tu cuerpo en general. Alterna tus bebidas con vasos de agua y te sentirás mejor, no sólo en la noche, también al día siguiente.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Viernes de aroma: Pizza de hongos, cebolla y espinaca

En este “Viernes de aroma” te paso una receta de una pizza súper Light, tan sabrosa que vas a creer que hay gato encerrado. Todo el sabor divino sin remordimiento, arterias tapadas ni manos grasulentadas.
1 pita integral grande
1/4 de taza de salsa de tomate natural
1/2 taza de espinaca, lavada y picada
1/4 de cebolla morada
2/3 de taza de requesón o ricota
2/3 de taza de honguitos
4 rebanadas de jamón de pavo picaditas
1 cucharada de aceite de oliva
Calienta el horno y mete el pan pita. No dejes que se queme sino que se caliente un poquito.
Sácala del horno y echa la salsa de tomate, la espinaca, los hongos, la cebolla y el jamón. Ponle encima la ricota o requesón. Es importante que compres el que no es cremoso, sino el que tiene textura más granulada. Ponle el aceite de oliva, sal y pimienta y vuelve a meter al horno.
Déjalo cocinar hasta que veas el queso mas derretido (por su textura no es un queso que se derrita completamente porque no es grasoso) así que tienes que estar pila.
Deja que se enfríe y luego siéntate a disfrutar 
¡Feliz fin de semana a todos!
Foto y receta tomada de http://www.fitnessmagazine.com/recipes/quick-recipes/dinner/fat-fighting-meals-7-flat-belly-dinner-recipes/?page=4